Lo aprobaron

Lo aprobaron

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Lo aprobaronComo la novela de Gabriel García Márquez, “Crónica de una muerte anunciada”, el cacareado “Plan de rescate social y económico” de Claudia López, fue aprobado en el Concejo de Bogotá por 31 de los miembros del cabildo distrital de los partidos que apoyan a la alcaldesa irrestrictamente, y no a los ciudadanos, sin cuestionarle sus decisiones y como si el concejo fuera un apéndice de la alcaldía, en contra de todos los principios democráticos.

Con esta decisión, Bogotá adquiere una deuda a futuro, por 584 mil millones de pesos, que pagaremos todos los ciudadanos, para entregarle a los dueños de los articulados del sistema 1,1 billones de pesos sin ninguna prestación para la ciudad ni para los bogotanos. La concejal Susana Muhamad de Colombia Humana, denunció que no son solo los 1,1 billones de este supuesto rescate “social”, porque en dos años se les dará a esos “pobrecitos” empresarios la bicoca de 4 billones (1). Aún no se sabe si ese préstamo será en el país o en el exterior, en todo caso los intereses serán altos, ya sea por efecto de la devaluación o por las tasas que cobrará la banca privada colombiana.

No me referiré al proceso de aprobación ni a los vicios denunciados por varios concejales durante el proceso. Me detendré en un argumento que presentaron varios concejales oficialistas para aprobar el acuerdo: “Es que se van a salvar 32 mil empleos”, decían al unísono.

O sea que los empresarios, ¿iban a despedir a sus trabajadores si no se les daba la plata? Detengámonos un aquí un momento. Cuando existía el transporte anterior, o sea el de los buses, busetas y colectivos, nunca se quebraron. Los dueños de estos vehículos, ya fueran grandes o pequeños empresarios, los mantenían, pagaban sus parqueaderos, choferes, restaurantes, “tinteaderos”, ayudantes, calibradores, vigilantes y todos los costos que representaba tener este negocio en esas condiciones, y eso sin contar con los gastos privados de los dueños y choferes. Les alcanzaba para todo.

Ahora, los articulados, usan unas vías exclusivas, que son públicas, por las que no pagan ni un centavo, la ciudad les pone las estaciones, los puentes peatonales de acceso, paraderos, vigilancia, hace mantenimiento, paga las pólizas de seguros y quien sabe que más, solo por el 5% del recaudo. Los dueños de los articulados se quedan con el 90% y la empresa de las tarjetas de acceso con el otro 5%.

Contrasta este hecho y las justificaciones de los concejales oficialistas de la posible pérdida de 32 mil empleos, con el tratamiento que esta misma administración le dio a los pequeños y medianos empresarios de la ciudad. La gran cantidad de puestos de trabajo que se perdieron en este sector es catastrófica. Según Susana Muhamad, el “Plan Marshal” del año anterior de Claudia López, que era para ayudar a algunos empresarios, no se han ejecutado por trabas burocráticas, y las ayudas del gobierno nacional solo llegaron a los grandes empresarios. Según la concejal Muhamad, en Bogotá, los pequeños y medianos empresarios generan el 98% del empleo, se perdió entre el 12% y 15% de la malla productiva de la capital, lo que calificó como “una tragedia”

Según el diario La República, basado en informaciones de la Cámara de Comercio de Bogotá, en el año 2.020, de la pandemia, un total de 53.291 empresas de la capital tuvieron que cerrar, y eso sin contar con que una gran cantidad de negocios pequeños no están registrados en este ente privado https://www.larepublica.co/empresas/camara-de-comercio-revelo-que-la-pandemia-hizo-cerrar-mas-de-53000-empresas-en-bogota-3111120 

No se sabe a ciencia cierta cuántas pequeñas y medianas empresas se acabaron y cuantos puestos de trabajo se perdieron, pero seguramente son muchos más empleos que con los que presionaron a la ciudad. Y a estos emprendedores ¿quién les ayudó?, ¿quién les tendió una mano?, ¿quién les perdonó alguno de sus costos?, ¿cuánto dinero destinaron para salvar los empleos del sector? Nadie, ni el gobierno nacional ni distrital se preocuparon por ellos, ningún ente estatal les destinó presupuesto, ningún proyecto de acuerdo cursó en el concejo para ellos. ¡Qué diferencia! ¿Será porque ellos no tienen alcaldesa? , ¿Claudia López es solo la mandataria de los poderosos?

Adenda: El concejal Carlos Carrillo publicó la lista de los concejales que votaron por la ponencia positiva del cacareado “Plan de rescate social y económico” y por ello la presidente de la colectividad, María Fernanda Rojas del partido de gobierno, lo amenazó con acciones judiciales, porque, según ella, votó negativamente en plenaria el punto del traslado de dinero a Transmilenio

“Voté NO a los recursos de cupo para Transmilenio y a los recursos adicionales a los entes de control, no puedo firmar un cheque en blanco sin compromisos explícitos para buscar soluciones de fondo a este problema”. Carrillo le hace la replica respectiva con esta afirmación textual: “La presidenta del Concejo de Bogotá, Mafe Rojas, anuncia acciones jurídicas en mi contra por decir en redes que votó a favor la ponencia positiva del proyecto 265, por medio del cual se le garantizan 1,1 billones de pesos a los operadores de TransMilenio” 

Ir arriba