A un disparo o firma de distancia

A un disparo o firma de distancia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

A un disparo o firma de distanciaLas más que probable victoria en la contienda presidencial por parte de Gustavo Petro se ve cada día más amenazada. Y es que el afán de las mafias y actual gobierno es cada vez más evidente y si no consiguen mantener su hegemonía en las elecciones, lo intentarán por las armas o en los despachos de las instituciones en su poder.

Primero está la campaña presidencial de Federico Gutiérrez, que en su propia persona no hace mas campaña que la de difamar a Gustavo Petro, pero no hay novedad alguna en esto, es la misma estrategia de las pasadas elecciones donde Iván Duque resultó electo presidente de Colombia, pero esta cúpula sabe que el peor presidente de la historia ha impulsado al candidato de izquierda y por ello buscan más vías para mantener el control: la armada y la judicial

Hay 3 claves para entender cómo intentarán por medio de las armas que el candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro no se haga con la presidencia del país. Primero está el plan para asesinarlo por parte de la banda criminal La Cordillera, esto unido a los famosos trinos del comandante del Ejército, el General Zapateiro y sobre todo al artículo del Portavoz del gobierno, la Revista Semana: Malestar en los cuarteles: generales, coroneles y soldados se destapan con SEMANA y cuestionan a Gustavo Petro. Haciendo análisis de los 3 se muestra que lo de Zapateiro fue parte la campaña, Gustavo Petro ya había hecho alusión de los nexos entre miembros del Ejército Nacional y los paramilitares hoy identificados como Clan del Golfo, en ese momento Zapateiro no se sintió aludido y tampoco le dio mucha importancia, era un senador quien confrontaba al Ejército, hoy quien lo hace es un candidato presidencial.

Donde es más evidente la amenaza no es en el plan de la banda La Cordillera, sino en el mencionado artículo de la Revista Semana, en la que sin tapujos se termina advirtiendo que “la única manera de mantener intacta la democracia y el orden es con el apoyo de las Fuerzas Militares” y aquí me pregunto ¿Apoyo de las Fuerzas Militares? Se supone que las FF.MM. no están sujetas al candidato que más les agrade o les caiga bien, están sujetas a quien resulte elegido democráticamente, y su apoyo no debe ganarse, debe estar garantizado por todo miembro de esa institución. Ahora, si no resulta del agrado de los efectivos de las FF.MM. siempre está la opción para ellos de un golpe de Estado, a solo un disparo de distancia.

Pero no solo contemplan esta vía, el martes 10 de mayo la procuraduría dio muestra de la cochina arbitrariedad que domina las instituciones del país al suspender de la Alcaldía de Medellín Daniel Quintero por “presunta y reiterada participación en política”, ello sin un debido proceso que lo sustentara, solo con una firma, tal como hizo en su momento el prevaricador Alejandro Ordóñez con Alonso Salazar, Piedad Córdoba y el caso más recordado, el entonces alcalde de Bogotá Gustavo Petro, también saber que la Contraloría cumple el mismo papel, también intentó sancionar a Gustavo Petro y a Sergio Fajardo. Esto demuestra que estas instituciones de Control cumplen una función política y no de control como se supone, y sí, hay reiteración del alcalde Daniel Quintero, pero también la hay por parte del lastimosamente aún presidente Iván Duque, de la alcaldía de Barranquilla y muchos más, por eso hay arbitrariedad por parte de la procuradora Cabello, y aunque también suspendió al alcalde de Ibagué Andrés Hurtado, hay que ver la realidad para entenderlo como una carnada y falsa muestra de imparcialidad.

A Quintero llevan intentándolo sacar prácticamente desde el día que fue electo, por sus múltiples denuncias en el caso Hidroituango, le armaron una revocatoria fraudulente y ahora lo sacan del poder con solo una firma. Intentarán esto sin duda si Gustavo Petro resulta elegido presidente.

Ir arriba