Beneficios de estudiar música

Beneficios de estudiar música

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

La música se ha convertido en una amalgama casi, casi obligatoria en nuestro día a día. La escuchamos cuando estudiamos, trabajamos, vamos en el transporte público, salimos a un centro comercial, vamos de compras, comemos; es decir, casi en todo momento de nuestra cotidianidad. Pero alguna vez te has preguntado ¿Qué se siente hacer música?

Antiguamente decían los maestros de música quienes tenían aptitud musical, es decir, no todas las personas pueden aprender música. Hoy día el paradigma ha cambiado, pues todas las personas pueden llegar a aprender, únicamente algunas son más sensibles y se les facilitará el proceso de aprendizaje; a otras les costará más tiempo y esfuerzo, pero de todas formas lograrán su meta y se quitarán esa frustración de la cabeza.

Yo soy profesor de música, llevo más de ocho años enseñando y he escuchado cosas como: “tengo ese sueño frustrado desde que soy niño”, “un profesor me dijo que yo no servía para la música”, “alguna vez me enseñaron, pero se rindieron”. La respuesta a todas estas quejas es una sola, no les dedicaron el tiempo y atención necesaria para sus procesos de aprendizaje.

Vamos a citar algunos de los beneficios de aprender música según científicos e investigadores:

  1. Promueve el desarrollo cerebral en los niños

Un estudio de la Northwestern University apunta a que los estudiantes que practican con un instrumento musical tienen mejores procesos neurales que los niños que solo escuchan música. Según la conferencia Internacional de Acústica (IEEE 2014) las personas que aprendieron música en etapas tempranas de su vida generaron conexiones neurales más profundas que otras personas que no aprendieron. Otros estudios sugieren que los niños que aprenden música desarrollan un coeficiente intelectual más alto.

  1. La música enseña disciplina

Esa disciplina que nos cuesta tanto, tanto a niños como adultos, se puede generar de diferentes formas, en el ejército, en grupos religiosos o simplemente estudiando música. El aprendizaje de un instrumento musical viene acompañado de un proceso constante y una disciplina diaria para lograr los resultados esperados. Aquellas personas que no consiguen aprender, en parte se deben a que no generan una disciplina para el estudio y están fallando en este aspecto que puede extenderse a otras áreas de su vida.

  1. Disminuye el estrés

El practicar un instrumento reduce el nivel de estrés en los estudiantes, ayuda a la relajación tanto mental como muscular y permite escapar de situaciones adversas. También nos ayuda con la ansiedad por el poder de concentrarse específicamente en los ejercicios que se están haciendo sin pensar en otros elementos externos a la práctica.

  1. Mejora la concentración

Según un estudio realizado en el año 2007 por la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, la música, específicamente la música clásica, puede ayudar al cerebro a absorber e interpretar nueva información con mayor facilidad. Según la Universidad de Florida, la música activa los hemisferios izquierdo y derecho al mismo tiempo. La activación de ambos hemisferios puede maximizar el aprendizaje y mejorar la memoria.

Como podemos ver son múltiples las ventajas de estudiar música tanto para niños como para adultos, en ese sentido, la incorporación de la enseñanza artística puede mejorar la capacidad cognitiva de las personas al mismo tiempo que se mejora el nivel de vida.

Por último, les dejo algunos tips para comenzar a practicar un instrumento musical:

Tip No 1. Comienza con metas claras y reales: Se debe ser muy congruente con las metas planteadas, si hay que ser ambiciosos, pero con los pies en la tierra, según nuestro nivel y tiempo de estudio podemos alcanzar determinadas metas. Para conseguirlas debemos ser muy constantes y practicar en un principio mínimo tres veces por semana, ideal si podemos trabajar cuatro veces.

Tip No 2. No hay que obsesionarse: No es la cantidad sino la calidad del estudio, para comenzar bastan unos 20 minutos al día, mientras se genera la rutina y la fuerza necesaria para tocar un instrumento.

Tip No 3. Aprende de personas que lo hacen mejor que tu: Esta bien tener modelos a seguir, de personas que llegaron a un nivel muy bueno y está bien seguir sus pasos para tener un camino claro y un horizonte hacia donde ir.

Bonus: Si estás empezando te recomiendo contratar un profesor, es verdad que en internet hay mucha información sobre el aprendizaje musical, pero cada persona aprende de formas diferentes, adicionalmente la técnica es difícil de aprender con la información que a veces no es la indicada.

 

Si quieres saber un poco más sobre el aprendizaje de música puedes contactarme:

Jorge Duque – 300.597 4629

Instagram @guitarraytecnica – guitarraytecnica@gmail.com

 

Ir arriba