Canallada contra 141.000 niñ@s del Magdalena

Canallada contra 141.000 niñ@s del Magdalena

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Canallada contra 141.000 niñ@s del MagdalenaNo contentos con abudinear el internet, también les abudinean el derecho fundamental a la alimentación a los niños del departamento del Magdalena. No hay derecho, simplemente es una canallada más del gobierno de Iván Duque, que parece no tener ningún reparo en permitir colosales actos de corrupción como el reciente caso de los dos billones de pesos embolatados de Mintic en el contrato Centros Poblados, sino que ahora sin sonrojarse siquiera, le niegan el presupuesto correspondiente al contrato de alimentación PAE de los niños del Magdalena, así como lo comentó en rueda de prensa el gobernador Carlos Caicedo.

«Es una infamia, es una canallada negarles la comida a los niños más pobres de nuestro departamento. No hay derecho. Pero no nos vamos a quedar quietos, los niños, niñas y adolescentes del departamento los defenderemos, así tengamos que acudir a instancias internacionales».

Sobre hechos como estos lo primero que debo señalar es que este gobierno pasa por encima de los derechos de los más vulnerables con tal de frenar a todo aquel que no sea de su filiación política tal como lo hemos visto con la fuerte persecución política al gobernador del Magdalena por ser de una corriente progresista que va en pro de la gente y que les ha puesto freno a los corruptos. Han querido entramparlo jurídica y penalmente a como dé lugar, tanto así que se han aliado sectores uribistas, duquistas, de cambio Radical, Centro Democrático y de los clanes políticos de siempre en lo que se llama el Pacto de Ciénaga con el fin de torpedear la gestión de Caicedo. Aquí les dejo otro fragmento de las declaraciones de Caicedo que deja ver parte de esta tremenda persecución política.

«Néstor Humberto Martínez se sumaba al acoso judicial:

Fue este funcionario, candidato a embajador en España designado por Duque, quien reabrió el caso de las tres personas asesinadas asociadas a la UniMagdalena.  Los testigos que se usaron para inculpar a Caicedo admitieron haber sido pagados por el Clan Cotes.  El 7 de marzo de 2018, el exparamilitar Adán Rojas Mendoza indicó, en el marco de una de las audiencias de la ley de Justicia y Paz, que los abogados Alex Fernández y Dilia Barón —apoderados de los Cotes y Díazgranados, respectivamente—, le ofrecieron una suma de dinero, a nombre de Álvaro Cotes —padre de Luis Miguel ‘El Mello’ Cotes— para que testificara que Caicedo era el determinador de los homicidios de Hugo Maduro, Julio Otero y Roque Morelli.  Los abogados le entregaron una parte del dinero prometido ($100.000.000) a un pariente de Rojas.  Por lo anterior, se instauró denuncia ante la Fiscalía General, por los delitos de soborno en la actuación penal y fraude procesal en contra de Fernández, Cotes y Barón.  Ese mismo año se conoció por parte de la defensa de Caicedo que «en este último episodio, la abogada Barón manifestó algo mucho más grave y con incidencia penal, pues afirmó que Álvaro Cotes y ‘El Mello’ Cotes, le entregarían $ 1.200.000.000 a un Juez, para que en enero o febrero de 2019 dictara medida de aseguramiento en contra del hoy gobernador». Finalmente, el 31 de octubre de 2019, en una emisora de Santa Marta, Radio Magdalena, Álvaro Cotes calumnió a Caicedo al calificarlo «de asesino, financiado por las Farc (en su carrera política) y que tienen que ‘bajarlo’ como sea».

Complementando la victimización, con tal de llevarse por delante a un funcionario correcto se llevan al abismo los derechos fundamentales de la población más vulnerable en este caso los más de 141.000 niños del departamento del Magdalena perjudicados con la negación al presupuesto del Plan de alimentación escolar PAE para el 2022.

Colombia es uno de esos países exóticos donde los polos están invertidos al igual que los valores, la moral y la ética. Aquí al que es apto para robar presupuesto, para asaltar el bolsillo de lo público, o quien tenga pasado como narcoparamilitar, lo premian con un cargo público.

No podemos seguir naturalizando la corrupción y punto. Lo normal en una sociedad es que sus líderes y quienes representan al pueblo en el gobierno sean personas honestas, trabajadoras, loables. A los cargos públicos y administrativos deben de llegar personas sin tacha en su hoja de vida. Es hora de construir un mejor país, del cual nos sintamos orgullosos, saquemos a los corruptos de todas las esferas, que no tengan forma de llegar a instancias de poder, que no puedan robarnos más.

A los abudineadores que están amarrados al poder y chupan la sangre de todos nosotros, debemos sacarlos del escenario político en las elecciones del 2022.

 

Las opiniones  realizadas por los columnistas  del portal www.laotravoz.co  no representan la identidad y línea editorial del medio. Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

Ir arriba