Disfrutar de los pequeños detalles de la vida es de vital importancia

Disfrutar de los pequeños detalles de la vida es de vital importancia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Por:

Disfrutar de los pequeños detalles de la vida es de vital importancia

El pasado 31 de octubre para nuestro país y muchos otros, era la celebración de Halloween, se acostumbra que niños y adultos se disfracen de personajes del anime reconocidos, o que simplemente, se tenga creatividad con los disfraces que muchos querían lucir en dicha noche; los niños y niñas solían salir a las calles caminando a pedir dulces, y en muchas ocasiones se veía a los adultos con disfraces algo extraños y los que eran supremamente extrovertidos, pedían dulces a la par con los niños, además, se realizaban fiestas en las que se pasaba de maravilla con amigos o en ocasiones en familia. Pero todo lo dicho anteriormente, se podía hacer cuando la sociedad no tenía restricciones, donde el distanciamiento social no era requerido u obligatorio porque no se le temía a nada. Para muchos lo más triste es recordar los años pasados, porque nunca se valoraba esta fecha de diversión y cambio de rutina.

Antes de la pandemia, no se valoraba la noche de Halloween ni otras fechas importantes, porque siempre se creía que cada año se podrían celebrar como siempre, pero como humanidad claramente nunca se llegó a pensar que un virus como el COVID – 19 demandaría tantos cambios y al mismo tiempo restricciones o aislamiento casi obligatorio. El temor constante de un posible contagio, ya sea por parte de la familia o amigos que se acerquen son evidentes, con el tiempo y evolución del virus, se ha conocido cada vez más como en muchos casos las personas son asintomáticos e incluso no tienen conocimiento de ser portadores y por tal razón se descuidan las medidas a tomar y se aumentan las posibilidades de contagio. Otra gran preocupación, es la salud mental que se ha visto comprometida con diversos episodios emocionales como la depresión, el pánico, la ansiedad, el estrés, el aburrimiento y demás síntomas a causa del encierro, lo que ha llevado a las personas a perder el goce y disfrute de los pequeños detalles de la vida y sobre todo el de las celebraciones que antes eran cotidianas, como lo fueron los cumpleaños, bodas, bautismos, primeras comuniones, ferias y fiestas, conciertos y en otras en las que podíamos disfrutar con diferentes personas y en grandes aglomeraciones.

Finalmente, la invitación es a disfrutar de cada segundo de la vida como si fuera el ultimo, guardar los diferentes protocolos de bioseguridad y recordar que es por el propio bien, que los más importante es poder mirar la vida siempre con actitud positiva.

Ir arriba