El desgobierno en colombia

El desgobierno en colombia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Ya ni las decisiones de los jueces, magistrados, alcaldes, gobernadores y del mismo presidente, son pasadas por la faja, han perdido respeto por ende autoridad, a causa de la ineptitud, corruptela, parcialidad y, sobre todo, porque se actúa en beneficio de unos pocos privilegiados, que ostentan el poder económico, político o de las armas.

No basta con dictar leyes, decretos, y sentencias, para intimidar, reprimir, ultrajar, repeler a un pueblo hambriento, sin educación, salud, oportunidades de trabajo y engañado por décadas a través de falsas promesas politiqueras, discursos vacíos, carente de ética, principios, ideologías, falta de honestidad y equidad.

La amarga experiencia que estamos padeciendo a lo largo y ancho del país, donde impera el caos, la anarquía, la cruda violencia, los crimines, desapariciones, desabastecimiento de alimentos, medicina de todos aquellos elementos para un mínimo bienestar social, es imputable del desgobierno nacional, departamental y municipal. No sabe a ciencia cierta, quien es la verdadera autoridad, quien está detrás de cada poder, esta debilidad del estado y sus autoridades ha conllevado a la falta de credibilidad a las instituciones, que cada día son más desprestigiadas, inoperantes, carente de legitimidad, por ejemplo con la mayoría del congreso, donde conquistan curules a cualquier precio, con presupuesto del narcotráfico, paramilitares, empresarios corruptos y de otros grupos al margen de la ley, donde estos capitales están bañados con sangre de nuestra estirpe.

Este hermoso país, ha sido el mejor semillero para el pillaje de los políticos y sus vasallos, han saqueado por siglos todos los recursos naturales, hacen del erario público un latrocinio para un puñado de forajidos, con la complicidad de esta débil, estéril y permeable justicia.

¿Qué esperanza tiene Colombia con el desgobierno, la sarta de mentirías centenarias, esa absoluta carencia de oportunidades para la mayoría de sus habitantes? Esto conlleva a una disputa interna entre el desgobierno y el pueblo sumido en la más profunda pobreza y abandono del estado, como consecuencia la inestabilidad de la nación, esto nos lleva a repetir y recordar el periodo de la “patria boba”. Para rescatar este país y evitar llevarlo a una hecatombe; se requiere con urgencia, crear un proyecto que unifique a la nación, donde convergen todo pensamiento con posibilidad de cambio, renovación en los poderes, donde emerge una verdadera justicia, sin exclusión, donde el diálogo, la concertación negociada, respetable y cumplidora, la que cobije las demandas del citadino y campesinos.

Ir arriba