El salario es mínimo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

El salario es mínimo

El trabajo existe como un común entre hombres y mujeres, tener un empleo estable, con un salario mínimo o mayor a este y que cumpla las 8 horas de la jornada laboral. Y ojalá con un contrato indefinido o fijo que establezca todas las prestaciones de ley parece ser cada vez más una utopía para los colombianos.

La pandemia afectó a muchas empresas, lo que género que 5 millones de personas perdieron su empleo en el primer semestre del año 2020. El desempleo femenino fue el más afectado. El desempleo en Colombia en el año 2021 aumentó a 14,2 % y la pobreza volvió a crecer al 42,5 %. Y por consecuencia, según las estadísticas del DANE la informalidad del empleo creció, del 47 % al 50%.

Según expertos, en 2020, debido a que la pandemia nos llevó a automatizar muchos procesos y la tecnología digital se volvió un amigo para varias empresas que anteriormente no la usaban, en América Latina desaparecerá el 20% de los empleos actuales. Y, según el Banco Mundial, dos tercios de los trabajos que se realizan en los países en desarrollo se pueden automatizar.

Actualmente, el salario mínimo en Colombia es de $$908.526, lo que equivale a $30.285, y un subsidio de transporte de $ 3,548.47 por día, contando que el transporte público está en $2.500 (en la ciudad de Bogotá), o sea la persona gasta diariamente de su sueldo $1.450, igual a $29.000 mensuales, aun con la ayuda del dinero del trasporte, su sueldo queda en $879.000 solo con el gasto de transporte.

¿Y para los demás gastos? Con $879.000 el colombiano promedio debe pagar su arriendo, servicios públicos, alimentación y “bienestar”. ¿Qué esta haciendo el Gobierno para crear más oportunidades laborales y garantizar trabajos dignos?

Un trabajo para “toda la vida”, con ascensos y crecimiento personal, económico y profesional en una empresa se vuelve cada vez más inalcanzable para la mayoría de los colombianos.

Una de las tantas razones de la inconformidad de las personas que siguen protestándose en las calles, es la falta de oportunidad laboral, se quejan de esos trabajos “irregulares” sin contrato, con largas jornadas laborales, sin prestaciones legales y muy mal pagos. Y que deben aceptar, porque no hay más.

Para la OIT (Organización Internacional del Trabajo), Un empleo decente, es principio de dignidad personal, estabilidad familiar, beneficio común, búsqueda del crecimiento económico, aumentando las oportunidades de trabajo y el desarrollo de las empresas, para reducir la pobreza y obtener un desarrollo equitativo, inclusivo y sostenible.

Necesitamos trabajos dignos, para poder tener una sociedad en paz.

Ir arriba