La música y el sexo

La música y el sexo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

El ritmo del baile que permite juntar a dos almas, la danza de los amantes cuando se encuentran en la soledad de una habitación o en un paradisiaco destino con la luz de la luna de fondo y las estrellas como testigos, la antesala perfecta para una desaforada noche de pasión. Pero para que el coctel sea perfecto hace falta un ingrediente fundamental que permite la fluidez de este ritmo, para dar una sincronía perfecta a los movimientos, para llenar la atmósfera y darle más calidez… La música.

La música y el sexo están completamente ligados y se complementan, ambas son manifestaciones de la pasión del ser humano, comunican, expresan, sacan lo que tenemos en nuestro interior, las intenciones, los deseos, nuestra humanidad. También pueden ser algo opuesto al amor; pueden sacar la rabia, frustración, el odio, la agresividad, sin perder de ninguna forma la virtud, música como el punk, el rock pesado y el hardcore, ¿no son similares a hacer el amor de una forma salvaje? Yo diría que si y de ninguna forma esto podría verse como algo malo si comenzamos a romper algunos tabús.

Volvamos a nuestra atmósfera paradisiaca, en un lugar lejos de nuestra casa, viajando por el mundo, en algún lugar alejado de la ciudad, desconectado de la tecnología, un lugar mágico donde podemos expresarnos sin temor a ser juzgados o señalados. Estamos con nuestra pareja y ponemos música, un playlist hecho especialmente para esa noche, ¿qué canciones tendría esa lista?, ¿música romántica?, ¿música que podamos bailar?, ¿canciones que representen algo para aquellos amantes? La respuesta no es una sola, pues hay infinidad de ellas, tantas como los seres humanos existen y de los momentos que cada uno esté pasando.

En lo personal creo que el sexo es un arte y que los amantes entran a un escenario y se vuelven artistas, cada uno con una forma particular de expresión, representando el papel de lo que lleva en sus adentros… ¿Qué tan buenos artistas podemos llegar a ser? Depende de cuanto le demos a nuestro público, de la pasión que sienta al representar nuestro papel y, sobre todo, de poder transmitir nuestras emociones y sentimientos, que es la parte fundamental de un artista. Como extra podemos desenvolvernos mejor si está esa amalgama de fondo llamada música, para sacar ese artista en todos nosotros que se muere por salir al mundo.

Ir arriba