Me torturó la policía en CAI de Bosa

Me torturó la policía en CAI de Bosa

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Yo estaba en Bosa la Libertad, cuando llegue había gas lacrimógeno por todo lados, luego los policías se mandaron y ahí la gente se dispersó, yo me dispersé y quedé como con tres o cuatro muchachos, pero entonces, lo que yo estaba haciendo era buscar las salidas de esas cuadras porque a lado y lado nos tenían acorralados los policías.

Salieron muchas personas a asomarse a las  ventanas, empezaron a insultar a los policías porque ellos dañaron los vidrios de esas casas. En un momento, yo escuché  que detrás mío gritaron “se vinieron”, entonces los 4 o 5 que estábamos allí, empezamos a correr y a correr, en un momento los muchachos con los que yo iba siguieron de largo y yo me metí por una cuadra sola, simplemente no sabía hacia donde correr.

Al llegar a la  esquina volteé a mirar hacía atrás y venía una motorizada hacia mi, al llegar a la otra  esquina otra motorizada se me atravesó y yo quería salir a correr pero de un momento a otro se bajaron esos 4 policías, de una vez comenzaron a golpearme, me dieron el primer bolillazo y me abrieron la cabeza, me tiraron al piso, lo que alcance hacer fue cubrirme la cara y empecé a ver un poco de botas, lo que noté fue que entre los 4 me estaban golpeando, vi patadas por todo lado, puños, de todo. En una de esas escuché la voz de una mujer, era una mujer policía, me empezó a tratar mal y me cogió del cabello y me arrastro, me raspó la espalda, mientras me arrastraba me giró y se me montó encima y me siguió golpeando.

El video que circula en redes, yo ni siquiera sabía que existía, cuando inicia el video es cuando ellos ya me paran y empiezan a hacerme caminar, en ese momento yo ya aparezco sin mi zapatilla y sin mi gorra. Yo les pedía el favor que no dejaran caer mi gorra y mi zapatillas pero ellos me seguían golpeando, luego me pasan al otro andén y empezamos a caminar. Ahí se ve que en el parqueadero hay unas personas, yo recuerdo que  en ese momento, yo le decía a esos señores que me ayudarán porque me iban a matar.

Al momento en que me meten al CAI, me siguen golpeando, cuando estábamos ahí la mujer policía se me vino encima y empezó a darme muchos golpes, ahí se ve cuando apagan la luz, apagaron la luz antes de meterme en la parte profunda del CAI, cuando apagan la luz, es cuando me meten a lo profundo del CAI y siguieron golpeándome. La mujer esa, sacó el taser y empezó a darme descargas, luego salía y volvía un policía costeño, o sea, era como que se turnaban entre ellos, cuando salía y entraba el tipo ese me golpeaba y me daba descargas con el teaser, así estuvieron un buen rato, me torturaron; todo el tiempo me trataban horrible, me decían perra, que yo no iba a volver a llegar a la casa, que yo no iba a volver a ver a mis papás nunca.

El policía con acento costeño me decía que me iban a desaparecer, que no me iban a volver a ver, todo eso pasó por varias horas y mientras me torturaban, traían a varios muchachos. Ya habían pasado 3 horas y habían como doce muchachos, yo era la única mujer, el resto eran hombres que habían detenido y cada que detenían a uno, les daban super duro, cada que llegaba un muchacho volvían y nos pegaban a todos, le pegaban al que traían, alcancé a notar como a uno le reventaban toda la cara, había otro comerciante, él llevaba una bolsa llena de zapatos, él les decía que no le pegaran, que él estaba trabajando que venía de trabajar, pero ellos nos seguían diciendo que iban a desaparecer a todos, a todos nos daban descargas, a todos nos torturaron por horas esa noche.

En algún momento miré al piso, casi no había luz, tenían apagado, pero en un momento los policías encendieron una linterna y alumbraron el piso, estaba lleno de sangre, tenia mucho miedo y sentía que no saldría viva de ese lugar, para mi no era un CAI, era un lugar de tortura en el que nunca imagine estar, por que lo único que yo pretendía era hacer cumplir mi derecho a protestar.

Cuando me metieron al CAI, me quitaron mi maleta y no la volví a ver, no supe qué pasó con mis pertenencias, prácticamente me las robaron. En lo único que pienso ahora es en demandarlos, yo alcanzo a recordar más o menos la cara de la mujer,  la estatura, la voz, el costeño también lo tengo muy claro en la mente.

Yo sé que me metieron entre 4, pero yo recuerdo bien a dos de ellos y quiero demandar, hacer lo posible, porque yo todavía no puedo hablar bien de esto, me pongo muy nerviosa y desde esa noche tengo muchas pesadillas con eso, estoy muy nerviosa, veo un policía y de verdad me dan ganas de salir corriendo. ¡Son unos miserables!

 

Ir arriba