Modelos para la juventud que quieren imponer

Modelos para la juventud que quieren imponer

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Modelos para la juventud que quieren imponerUna de las peticiones de los jóvenes en el paro nacional que inició el 28 de abril era la educación superior y más concretamente lo que llamaron “matrícula cero”, para que las universidades públicas no les cobraran el valor estipulado para cursar un semestre, pero iban más allá, pedían una universalización del ingreso a las universidades para todos los bachilleres de estratos populares que, al graduarse del colegio, no tienen ni educación ni trabajo, lo que algunos han llamado los “jóvenes NI NI”. Ellos, han sido básicamente, quienes han sostenido el paro y las manifestaciones por no encontrar ninguna respuesta del Estado.

Educación es lo que piden, básicamente. El desarrollo de un país se demuestra por el grado de educación de sus habitantes, por las investigaciones científicas que desarrolle, por la capacidad de formar artistas en todas las disciplinas, los avances en la salud, en fin, por la capacidad de sus habitantes de poder afrontar y resolver, con recursos e iniciativas propias los retos que a diario se presentan. Y eso solo lo logra un pueblo educado.
En contraposición a esta ley universal de desarrollo, que ha sido demostrada en todos los países del conocido como primer mundo, en Colombia los modelos que le quieren imponer a la juventud, por parte de los conglomerados económicos y sus medios de comunicación, impulsados por el gobierno, son los de los influencers, youtubers, tik tokers, instagramers y no se qué cosas más. Anglicismos que han entrado en nuestro idioma para denominar una cantidad de personas que se dedican a imponer sus creencias, modas, formas de vida, música (¿?), etc. Esto va patrocinado por empresas que necesitan consumo y les pagan según los “seguidores que tengan” y las veces que vean las cosas que suben a la red. Es una mina de oro tanto para unos como para otros. Entre las cosas que nos muestran los grandes medios, que estos “personajes” hacen, se
encuentran sus romances, sus peleas, sus desatinos, groserías y cuanta barbaridad se les ocurre. Eso no sería tan grave si no fuera por la intención de mostrarlos como los modelos a seguir.

El caso mas relevante, que ha ocurrido en las últimas semanas, es el de un influenciador de estos dijo: “Estudiar no es la única forma de salir adelante”, mostrando la gran fortuna que se ha ganado con sus “contenidos” y solo bastó ese hecho, para que todos los medios, al unísono, le hicieran eco, lo entrevistaran, reprodujeran sus afirmaciones y le hicieran un hilo a esa “noticia”. Pero la cosa no quedó ahí, tuvo desarrollo. El señor en cuestión sigue afirmando cosas y los medios haciéndole seguimiento, reproduciendo todo lo que hace y
dice. ¿Qué hay detrás de toda esta parafernalia?, ¿por qué el deseo de mostrar que lo mejor es no estudiar para ganar todo el dinero del mundo?, ¿el dinero debe ser el único motivo que deben tener los jóvenes? Quieren mostrar y demostrar, usando estas personas, que es mejor no estudiar, que para ser “exitoso”, no es necesario ir a la universidad. Así le evitan al gobierno que invierta, dándoles educación a los muchachos, que parece ser el fin último de esta administración.

Los colegios públicos de todo el país, salvo algunas excepciones, se están cayendo, de la conectividad, ni hablar, no hay, ya se sabe que pasó con el contrato para conectarlos a la internet. Las universidades públicas tienen sus infraestructuras en un estado deplorable, les han reducido sus presupuestos y todas tienen grandes déficits, no tienen dinero para contratar profesores de tiempo completo y mucho menos para hacer investigación. Las
universidades son, en todo el mundo desarrollado, las instituciones dónde se investiga, se elaboran vacunas, medicamentos, nuevos productos, procesos y todo lo que desarrolla el mundo moderno. El progreso y desarrollo de un país depende totalmente de la educación de sus ciudadanos. No todo es dinero ni “éxito”, la gran mayoría de muchachos colombianos quieren colaborar con el bienestar y progreso del país. El gobierno, alcahueteado por los grandes medios, se quiere quitar de encima la responsabilidad de la educación, y así no hay futuro.

Ir arriba