No, doctora Claudia. así no es.

No, doctora Claudia. así no es.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

No, doctora Claudia. así no es.En estos días fue noticia la respuesta de la alcalde a unas personas, en su mayoría mujeres que, en el Cabildo Abierto sobre el proyecto de Plan de Ordenamiento Territorial, la interrogaron y le hicieron observaciones, de forma muy respetuosa, sobre el tema.  Su contestación fue grosera, desproporcionada y salida de tono, desconociendo las más mínimas normas de respeto y decencia, siendo más grave su actitud, por provenir de una funcionaria y servidora pública. (1)

 

En este episodio, cuando unas las ciudadanas le pedían que “tuviera en cuenta al pueblo”, ella responde: “Totalmente, yo aquí los he defendido siempre. Los defendí en…Póngame cuidado, ¡Póngame cuidado!  Yo vine aquí a defenderlos de Peñalosa y los voy a seguir defendiendo, pero si se dejan llevar de mentiras y se hunde este POT, siguen con el POT de vigente que es el que los excluye”. Los ademanes de la doctora, señalando con el dedo a las ciudadanas, una de ellas veedora de la Localidad de Barrios Unidos fueron groseros y ofensivos.

En esta corta frase dijo dos cosas que sorprenden:

Primero: Viene aquí a defenderlos de Peñalosa”. ¿Desde cuándo ella es un mesías que decidió ser la salvadora de un pueblo de un demonio llamado Peñalosa? ¿Cambió su papel de alcalde para volverse algo así como una iluminada? El papel de “iluminados políticos” ha sido bien conocido en los regímenes totalitarios.

¿De quién nos va a defender, si, como ella misma ha manifestado, Enrique Peñalosa es su amigo, maestro y mentor y que además ella está convencida de que el ex alcalde ama a Bogotá?, las políticas implementadas por la doctora son el testamento del ex alcalde y ahora candidato presidencial. No cambió gran cosa de lo implementado por él y al decir de muchos, lo profundizó.

Para la memoria de muchos, reproducimos dos afirmaciones de la doctora, una recién elegida y la otra en la posesión.No, doctora Claudia. así no es.

 

No, doctora Claudia. así no es.

Enrique Peñalosa llegó a defender e impulsar a Transmilenio, los negocios conexos con este sistema de transporte, a los constructores y otros grandes empresarios, eso se sabía con anterioridad. Claudia, en cambio, llegó con un “discurso alternativo” de defensa de la gente, los recursos naturales, pero resultó haciendo los mismo que su mentor y amigo Enrique Peñalosa, garantizándole negocios a los constructores, a los dueños de Transmilenio proyectando no se cuantas troncales, pasando una futura línea de Metro por la Reserva Van der Hammen y hasta “partiendo en dos una de las mayores fábricas de agua del mundo, el Páramo de Sumapaz, con una proyectada troncal Bolivariana, que irá hasta el municipio de Cabrera en Cundinamarca, como lo denunció el líder indígena y ambientalista Héctor Henry Lorenzana (2).

Segundo. “pero si se dejan llevar de mentiras y se hunde este POT…”: ¿A quién trata de mentirosos?, ¿a la mayoría de asistentes que no están de acuerdo?, además de ser un irrespeto, es creer a los ciudadanos unos imbéciles. Muchas personas que lo han estudiado (a pesar de ser un documento muy denso), tienen capacidad de análisis y discernimiento. Un servidor público que no es capaz de debatir con argumentos, sino con calificativos, es porque o no sabe, o tiene una agenda oculta, o no quiere que se sepa lo que hay detrás del tema que se va a tratar.

En un video posterior la veedora ciudadana aclara lo que quería manifestarle a la doctora: Alerta sobre las expropiaciones y desalojos en la localidad, tacha este proyecto de POT de ser más peligroso que el de Peñalosa y concluye exigiendo el respeto que ella merece.

(3).

Claudia López, en meses pasados, dio la noticia del otorgamiento de su doctorado en Filosofía y/o Ciencias Políticas por la Universidad de Northwestern (3) (4). Es muy loable que ella sí tenga este nivel de estudios y no como su antecesor, Enrique Peñalosa, que lo que hizo en la Universidad de París, además de pasar vacaciones, fue unos cursos libres, denuncia hecha por Juana Afanador y Carlos Carrillo. Juana Afanador nos lo contó con todo lujo de detalles en una entrevista del pasado 15 de septiembre (5). El estudio en estas disciplinas implica un conocimiento a fondo de los asuntos de Estado, su manejo, su proyección y más si es un doctorado.

A continuación, transcribo el concepto de SERVIDOR PUBLICO del Consejo de Estado:  SERVIDOR PÚBLICO O FUNCIONARIOS PÚBLICOS – Definición: El Constituyente Primario utilizó de forma general el concepto de «servidor público» para comprender a todas las personas naturales que tienen una relación laboral con el Estado, y trabajan a su servicio para efectos de asegurar el cumplimiento de sus fines constitucionales. para referirse a ellos en forma genérica la Carta también emplea la expresión «funcionarios», tal como se evidencia en los artículos 118, … (6) De lo que se desprende qu todos los funcionarios y servidores públicos son empleados del estado y se deben a los ciudadanos. Los funcionarios públicos no son reyes, ni empradores ni señores feudales, ni patrones, ni nada que se les parezca. El sueldo que ganan se lo pagan con el dinero de los impuestos de todos los ciudadanos.  ¿Este concepto se lo enseñaron a Claudia López en las universidades donde ha hecho todos sus estudios? Imagino que sí, sobre todo en el doctorado que hizo en Estados Unidos.

Una reflexión personal y muy respetuosa, ¿para qué ufanarse de las maestrías y doctorados si no se aplican en la vida diaria? Si es solo para colgarlos en la pared, que le digan doctor y terminar haciendo lo mismo que otros, en este caso como Peñalosa, da lo mismo que se tengan o no.  Y más en unas carreras como la filosofía y ciencias políticas, que es de las conocidas como humanidades, en las que lo más importante es el ser humano. El estudio debe estar enfocado al beneficio de la sociedad y del país.

No es la primea vez que Claudia López tiene salidas como estas que la están debilitando ante la opinión pública. Reflejo de ello son los resultados de la mas reciente encuesta de “Bogotá como vamos”, (El Tempo, Fundación Corona, Universidad Javeriana y Cámara de Comercio de Bogotá), en la que queda muy mal parada (7).

Los bogotanos y colombianos están exigiendo otra forma de hacer la política, en la que los candidatos cumplan sus promesas de campaña y gobiernen obedeciendo la constitución teniendo en cuenta al constituyente primario, lo respeten y no pasen por encima de ellos.

Las opiniones  realizadas por los columnistas  del portal www.laotravoz.co  no representan la identidad y línea editorial del medio.
Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

Ir arriba