¡No mires para ningún lado: eso es comunista!

¡No mires para ningún lado: eso es comunista!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

¡No mires para ningún lado: eso es comunista!Cualquier hecho, frase o actitud es susceptible de ser usada para atacar, desacreditar u ocultar hechos en favor de los dueños del poder y sus gobiernos de turno. 

En Colombia esta innoble arma politiquera se ha usado desde tiempos de la colonia para atacar a los contradictores y mantenerse en el poder. A Uribe Uribe, López Pumarejo y Jorge Eliecer Gaitán, para nombrar solo algunos, los acusaban de ateos, masones y comunistas para que un pueblo esencialmente católico no los apoyara porque eran enemigos de su iglesia. En los debates políticos o de cualquier tipo que interese a los ciudadanos no se argumenta, ni se dan razones, sino que recurren al ataque personal, a los calificativos, al descrédito, pero rehúyen el verdadero debate y no aclaran sus posiciones con respecto a los problemas del país.

Así ha sido en la historia republicana de Colombia, pero en los últimos años se ha agudizado por el despertar de una juventud ilustrada, que investiga y toma posiciones con respecto a los grandes temas y problemas de la nación. Hay nuevos actores políticos con propuestas claras que opacan a las que tradicionalmente nos han presentado los politiqueros tradicionales. Esos personajes que solamente piensan en su lucro personal y que les han hecho tanto daño a los ciudadanos no tienen argumentos para responder, con buenas razones, a las propuestas de las nuevas generaciones. Por ello siempre ocultan su ignorancia y sus verdaderas intenciones con insultos y calificativos fuera de orden y que no contribuyen a la solución de los problemas y sí enrarecen el clima político, económico y cultural.

Un solo ejemplo fue la polémica de la campaña anterior en torno a la propuesta y afirmación de un candidato de sembrar aguacates en vez de seguir explorando y produciendo petróleo, pues los politiqueros de la derecha tradicional se burlaron lo estigmatizan y en general no aceptaron la propuesta. El tiempo le dio la razón, ahora Colombia es el mayor proveedor de esta fruta en Europa (1), lo exporta a Corea del Sur (2). Cualquier opinión o propuesta que tengan o hagan personas que no pertenezcan a la élite no es tenida en cuenta. La ambición de los grupos económicos dominantes impide que se ejecuten las verdaderas soluciones para todos, pero ellos no pierden, en caso de fracaso, tiene planes B, C y no sé cuantas opciones más. 

Un retrato de esta realidad la trae la película “No mires arriba”, ante un problema real, en este caso del planeta. Los científicos proponen una solución viable, pero al descubrir la posibilidad de enriquecimiento por parte de un grupo económico dominante, optan por la “solución” impulsada por este, para su mayor enriquecimiento, con un desenlace fatal.

La frase título de la película: “No mires arriba”, se convierte en subversiva, la tachan de “comunista” porque quien veía hacia arriba, se daba cuenta de lo que estaba pasando. El entorno de imponer las verdades amañadas para evitar que el pueblo se enterara de lo que estaba pasando, es una fotografía muy realista de lo que pasa en Colombia, es como si el filme fuera inspirado en nuestro país. Un grupo muy grande de personas, creyendo las verdades impulsadas por el gobierno manejado por el monopolio económico, ataca a quienes, con la verdad científica, decían lo que estaba pasando.  Solo reaccionan cuando el desenlace es inminente, pero ya es muy tarde.  

Nosotros estamos ante una disyuntiva igual, las verdades en Colombia no se conocen, solo dejan ver las versiones de ellos y apoyados por un grupo de personas y unos medios de comunicación de propiedad de ellos mismos, mantienen a la mayoría en un sopor de conocimientos insostenible, pero productivo para ellos. Uno no puede creer que haya gente que se convence de lo que ellos dicen, por mas absurdo que sea, por ejemplo que alguien va a expropiar a todo el mundo, cuando el que aprobó la expropiación es el “jefe del gobierno”, que van a acabar las religiones, que en Colombia los campesinos tienen mucha tierra productiva, que los indígenas son los privilegiados del país, que de qué se quejan los estudiantes si ellos tienen todo, que la alimentación escolar es muy buena, que los colombianos que se ganan más de 350 mil pesos son de clase media, que la salud tiene cobertura total en nuestro país, que tenemos las mejores carreteras del mundo, que… Uno de los colmos de esta falsa realidad sucedió siendo alcalde Gustavo Petro y concejal Miguel Uribe Turbay, el cabildante afirmó que “el cambio climático era un invento de Petro” muchos le creyeron, según la denuncia del senador Yezid García (3) y hoy la tierra está en un punto de “no retorno” por los efectos causados por esta verdad. Pero  eso no es nada, hoy ese señor es cabeza de lista al senado por el Centro Democrático y habrá muchos que votarán por esa “lumbrera” y lo elegirán.  

Usan términos como “castrochavista”, neochavista”, “neocomunista”, vándalos, terroristas y no sé cuántos más para desprestigiar y que la gente le coja miedo a lo que es democracia, simple democracia, los derechos humanos y constitucionales son democracia, no otra cosa, como lo quieren hacer ver. La realidad que montaron y que muchos creen como cierta es que la educación gratuita universal, la salud para todos, que la gente se pueda pensionar, que tenga ingreso para comer y vivir dignamente, según ellos, es comunismo. Uno no puede creer que haya gente que se convenza de lo que ellos dicen, por más absurdo que sea.

La pandemia desnudó muchas verdades que mantenían oculta: el hambre, la miseria, que muchas familias solo comen una o dos veces diarias por mucho, y eso que los que pueden dos veces deben considerarse “privilegiados”, muchos se están muriendo de hambre, pero defienden a quien los tienen así. Los que ostentan el poder pretenden que las cosas sigan iguales, como lo han hecho desde siempre.

¿Cuánto tiempo se sostendrá esta situación? ¿Los colombianos despertarán, o solo cuando el desastre sea inminente reaccionarán? Es un escenario muy difícil, porque quienes están en riesgo de sufrir estas miserias son los jóvenes y niños de hoy.  

  1. https://www.eltiempo.com/economia/sectores/por-que-colombia-es-el-primer-proveedor-de-aguacate-hass-en-europa-565052 
  2. https://www.veritradecorp.com/es/blog/post/6316 
  3. https://fb.watch/as5Gi_nGuG/ 

Las opiniones realizadas por los columnistas del portal www.laotravoz.co no representan la identidad y línea editorial del medio. Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

¡No mires para ningún lado: eso es comunista!

 

Heading Element

Las opiniones  realizadas por los columnistas  del portal www.laotravoz.co  no representan la identidad y línea editorial del medio.
Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

Periodismo libre, con un enfoque en defensa de los DD.HH, la paz, conservación del medio ambiente y somos la voz de los ciudadanos.

Contáctanos: contacto@laotravoz.co  

WhatsApp: 305-384-3002

Ir arriba