OTRO MAL PROGRESIVO EN COLOMBIA, LA DEFORESTACION

OTRO MAL PROGRESIVO EN COLOMBIA, LA DEFORESTACION

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

OTRO MAL PROGRESIVO EN COLOMBIA, LA DEFORESTACIONMuchos son los discursos que escuchamos a diario, de los gobernantes a nivel internacional, sobre el calentamiento global, cambio climático, etc. Pero las acciones son ínfimas, las leyes existentes sobre el medio ambiente son permisivas, débiles, incoherentes e ineficaces contra los destructores de la naturaleza. Para el caso de Colombia, cada día estamos perdiendo centenares de hectáreas de bosques. Se tiene un estimado que, en el año 2020, se perdieron unas 109 mil hectáreas, y cada año va en aumento esta deforestación a causa de las malas prácticas de la ganadería extensiva, los cultivos de plantaciones ilícitas como de coca, marihuana, la explotación minera ilegal como “legal”, el urbanismo, infraestructura de transporte no planificada, incendios provocados, la explotación maderera incontrolada. Entre los departamentos más afectados por la deforestación en Colombia, están el Meta, Caquetá, Guaviare, Putumayo y Antioquia, donde se concentra el 70% de deforestación nacional.

Esta deforestación que está concentrada sobre todo en la Amazonía, está afectando nuestra biodiversidad, nuestra calidad de vida y tiene un impacto social y ambiental enorme. En corto plazo, podría haber grandes zonas ecológicas fragmentadas, por lo que estas cifras siempre hay que tomarlas con cuidado porque no se necesita deforestar toda la Amazonía para desestabilizar su funcionalidad ecológica. Donde la funcionalidad del gran ecosistema amazónico empiece a colapsar por esa falta de conectividad.

Como la mayor parte de tala de bosques, se dan en la amazonia, la protección de este pulmón del mundo, necesita políticas de estado que proteja nuestra selva, un trabajo colectivo, con leyes eficaces, conciencia social, que integre los intereses de todos los actores que habitan y trabajan en esos territorios.

Mucha burocracia y poca acción.

El dinero que se gasta en burocracia en el ministerio del medio ambiente, en sus secretarias, en las corporaciones autónomas, autoridades del medio ambiente, es mayor que, en la inversión en la parte operativa para la protección, prevención, recuperación y la sostenibilidad del medio ambiente.

Es irracional por parte de los gobernantes, que continuamente estén otorgando licencias para explotación mineras en Colombia, tales como oro, carbón, petróleo entre otras, en zonas que deben ser protegidas, como los páramos, resguardos indígenas y la propia selva. Además de talar millones de árboles en estos sitios, contamina las aguas, disminuye las fuentes hídricas, altera el sistema de drenaje natural, desvían e interrumpen los caudales, afecta los habitas naturales de la fauna y flora, con inusitadas pérdidas, destierro y extensión de muchas de estas especies.

Normas del código de minas

“La Ley 685 de 2001. Código de Minas…, Se da continuidad a las áreas estratégicas mineras creadas en el artículo 108 de la Ley 1450 de 2011, como mecanismo alterno al régimen ordinario, para la asignación al derecho de explorar y explotar minerales, por medio de un proceso de selección objetiva”. una cosa es el contendió en la norma en la selección objetiva, y otra es la aplicación en la práctica, pues imperan la corrupción entre algunos funcionarios con el “magia” del soborno, que otorgan licencias de explotaciones mineras en zonas protegidas, como paramos, resguardos indígenas, zonas selváticas, donde no se deben realizar este tipo de actividades, son mayores los perjuicios que los beneficios que reciben sus pueblos.

Algunas estrategias que podemos implementar para evitar el daño en los páramos.

 Una seria política de estado ambientalista, educación ambiental, la movilización ciudadana, la investigación, la creación de fundaciones, la aplicación con contundencia de normas ambientalistas y en general desarrollar espacios para entender el páramo.

¿Por qué proteger a los páramos?

 A pesar de su función vital, se ciernen sobre ellos fuertes amenazas de origen humano, incluyendo el cambio climático. Podemos vivir sin el oro, el carbón y los cultivos industriales que provengan de los páramos, pero sin agua, la vida es imposible. Por ello debemos protegerlos y conservarlos.

Colombia es el país que cuenta con mayor biodiversidad de aves del mundo, en total 1.941 especies registradas, además posee bastos recursos minerales como esmeraldas, cobre, oro, níquel, hierro, gas natural, carbón y petróleo. Algunas cifras expresan que es el noveno mayor productor de níquel a nivel mundial. Es el segundo mayor productor de ferroníquel a nivel mundial. Pero desafortunadamente están destruyendo en forma acelerada el hábitat de los animales, las cuencas hidrográficas, contaminación quebradas, ciénagas, lagunas, ríos y demás cuerpos adyacentes a estos sitios, sumándoles la pobreza para los pueblos afectados por estas devastaciones, que no tienen dolientes en el estado.

Ir arriba