Particularizar tantos días de víctimas es inconveniente para el país

Particularizar tantos días de víctimas es inconveniente para el país

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Como si no fuera suficiente con la expresión: “No estarían recogiendo café “ por parte del Presidente de la época (2008), “Particularizar tantos días de víctimas es inconveniente para el país”…y “se pone en tela de juicio la institucionalidad” fueron las palabras de Juan Diego Gomez, senador por el Partido Conservador, al referirse al proyecto de ley llevado a discusión por Antonio Sanguino ante la Comisión Segunda del Senado que pretendía mantener viva la memoria y realizar homenaje público a las madres de las víctimas de falsos positivos; se buscaba que el 20 de Septiembre fuera su día conmemorativo. Y es que los lamentables casos ocurridos a lo largo del país pueden perfectamente sumar más de 10.000 muertes a manos del Ejército Nacional pero nos enteramos gracias a la labor de las madres de Soacha.

Particularizar tantos días de víctimas es inconveniente para el país

Ellas son mujeres valientes que pese a su dolor y a las amenazas que han recibido para tratar de silenciarlas, nos recuerdan que la verdad es una bandera transformadora, solo si se conoce la verdad – esa que tanto le molesta a la extrema derecha – podemos generar cambios. El aporte a la historia reciente de nuestro país que hicieron estas mujeres visibilizando sus casos ha contribuido a desenmascarar uno de los actos delictivos cometidos por el Estado más doloroso. Las mujeres Colombianas no tenemos hijos para que los obliguen a matar, como hacen con los soldados rasos y el entrenamiento violento al que son sometidos en los cuarteles, tampoco tenemos hijos para que nos los arrebaten y asesinen, para que los comercialicen, como hicieron con el hijo de Luz Marina Bernal. Lo que vimos con estas ejecuciones extrajudiciales en manos del Ejército para dar resultados, presentarlos como bajas en combate y resaltar la “eficacia” de la seguridad democrática es el modus operandi de una institución que escoge a quien proteger y a quien utilizar. La vida de jóvenes de escasos recursos, algunos en condición de discapacidad, no vale igual que la de sus altos mandos, la de estos últimos ha sido protegida quitándoles toda responsabilidad del asunto. Siempre son condenados los bajos y medios rangos y nos seguimos preguntando: ¿Quién dió la orden?, ¿A quién se le ocurrió premiar las bajas?

Particularizar tantos días de víctimas es inconveniente para el país

Se equivoca el senador del Partido Conservador resaltando saturación del calendario con conmemoración a las madres de Soacha, se equivoca tratando de ocultar el sol con un dedo, 10.000 casos no son casos aislados y la verdad debe conocerse dentro y fuera del país, si nos avergüenzan tanto estos hechos, el camino no es esconderlos sino trabajar para que no se vuelvan a repetir condenando a todos los participantes de dichas decisiones, aplicando duras penas y cambiando lo que sea necesario de las políticas de las Fuerzas Armadas para que no se desvíe su verdadero objetivo que ha de ser proteger la vida e integridad de la población civil y mantener el orden.

Mientras el Partido Conservador, Centro Democrático y Cambio Radical niegan un día en el calendario a estas mujeres a las que el Estado les arrebató su felicidad, su tranquilidad, con hechos atroces e irreparables, segundeandolas una vez más, ahora no por ser de escasos recursos sino por víctimas, exaltan a esos altos mandos investigados por hacer parte de estos crueles asesinatos.

Las madres de Soacha no solo son víctimas, con su fundación han hecho acompañamiento a personas que pasan por situaciones similares y siguen contribuyendo al esclarecimiento de la verdad, han estudiado, han diseñado talleres de prevención para colegios, divulgan esa dolorosa parte de nuestra historia con su voz y también mediante la cultura; les debemos gratitud, respaldo y honra.

Ir arriba