¡¡¡Se fue la Luz!!! S.O.S por Mitú (Vaupés)

¡¡¡Se fue la Luz!!! S.O.S por Mitú (Vaupés)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

 

¡¡¡Se fue la Luz!!! S.O.S por Mitú (Vaupés)

Abogada Universidad Cooperativa de Colombia. Oriunda del Municipio de Mitú. Líder social y política de la región en temas de Derechos Humanos, desarrollo social y trabajo con poblaciones vulnerables.

 

La capital de Departamento del Vaupés históricamente ha sufrido un retraso estructural y social debido al ausentismo del Estado y al anquilosamiento de una clase política que generación tras generación han venido desangrado al departamento.

En pleno Siglo XXI somos la única capital  Departamental sin el fluido de servicio eléctrico las 24 horas del día, a esto se le suman otros problemas graves fundamentalmente en el tema de acceso equitativo y digno a los servicios públicos domiciliarios, a la prestación humana de salud, dada su precariedad, a la ausencia de políticas públicas de desarrollo social y comunitario, y por supuesto el abandono y la exclusión de las comunidades étnicas.

Su ubicación geografía independientemente de la gran distancia al centro del País, presenta gran biodiversidad y concretamente un potencial hídrico que debe ser protegido en bienestar de nuestro país y la humanidad, pero es esta la situación que ha permitido que nos convirtamos en una ciudad, lejana, sin acceso a derechos, sin presencia de instituciones públicas y educativas de calidad y sobre todo la más costosa del país.

De las fuentes de empleo es lamentable que culturalmente la economía gire entorno a la oferta laboral del estado, así como a la ejecución de contratos estatales. Su población pluricultural ha tenido extremas situaciones de necesidades básicas insatisfechas que se incrementan aún en la actual época de la pandemia con el Covid- 19. La población aún espera las ayudas humanitarias en el marco de esta crisis social y económica, así como la implementación de políticas y programas que beneficien la existencia y supervivencia, los cuales no se asoman ni desde el Gobierno Nacional ni desde los gobiernos Departamental y Municipal.

En el marco de éste contexto y cansados de las reiteradas burlas de la empresa que se encarga de la generación  del servicio de electricidad GENSA (la cual sabemos es una empresa del eje cafetero que ni siquiera tiene una oficina en el Vaupés, pero eso si las facturas llegan puntuales), la comunidad ha levantado su voz de protesta y por tal motivo desde el día lunes 12 de abril se encuentran en asamblea permanente y pacífica en busca de que después de 200 años de vida republicana, se garantice la prestación de un servicio del cual dependen la mayoría de actividades de las personas, toda vez que es una ciudad ubicada  en la selva amazónica como parte del pulmón del mundo. Adicionalmente a esto GENSA recibe un aproximado de $36.000.000.000 anual sin que se preste un verdadero servicio de energía, que se cuente con tecnología obsoleta y reciclada en Mitú, esto no tiene justificación alguna y evidencia una falta de respeto hacia un pueblo que históricamente ha sido víctima de muchos factores sociales, geográficos y políticos. Mitú se Respeta!!!!!

Es inaudito que se hayan invertido $ 350.000.000.000 de pesos, en una Mediana Central Hidroeléctrica sobre el rio Vaupés en un territorio sagrado, la cual fue construida entre otros por el actual operador de energía – GENSA. A la fecha no funciona y la mayoría de sus instalaciones y equipos se encuentran en estado de abandono, y la respuesta es que las condiciones hidrográficas del rio Vaupés no permiten la utilidad efectiva de las 2 turbinas allí ubicadas. De estas, solo sirve una y únicamente en época de verano, ya que en invierno que es la mayoría de tiempo, las turbinas no funcionan porque el rio se crece tanto que resultan inservibles. El problema es que adicional a este elefante blanco, los actuales generadores de la planta que funciona con disel, vetustos y reencauchados desde hace dos décadas, se dañaron y su reemplazo no ha sido encontrar ni sustituir prontamente por el operador, y al Gobierno Nacional parece no interesarle el tema. ¿Qué dirán de esto las autoridades de control? ¿Dónde está el Ministerio de Minas y Energía? ¿Sabían de esta situación? ¿Cuál será la solución definitiva a esta improvisación y cadena de prácticas de corrupción?

A esto se debe sumar que la afamada central hidroeléctrica fue construida en territorios sagrados y ancestrales ya que los pueblos indígenas de la Comunidad de Santa Cruz cedieron sus terrenos, con la promesa de que sería la solución energética tanto para las comunidades rurales como urbanas, cosa que aún seguimos esperando. Es sagrado el territorio donde se construyó esta central, por qué allí se encuentran dos cachiveras[1] dividas por una gran roca sagrada, donde según la mitología de los pueblos originales, fue una anaconda la que pobló al territorio con los diferentes grupos ancestrales. Esta anaconda arribó al punto donde fue construida la central hidroeléctrica llamado Cachivera El Pajuil y al no poder seguir por lo estrecho de los dos canales, desembarcó a todos los habitantes de las diferentes etnias. Desde allí se fueron ubicando en tierra firme y comenzó la población de sus territorios. Esta fundante simbología ancestral fue desconocida por los constructores y simplemente se justificó que por la fuerza de los rápidos o cachiveras era el lugar propicio para ubicar las turbinas.  Lamentablemente dinamitaron piedras sagradas, especialmente la roca que significaba la vida ya que su forma de mujer daba sentido a su origen. Esto es fundamental para la cosmovisión y sentido del origen de la vida de muchas comunidades indígenas de esta región. Pero no fue razón suficiente para evitar esta construcción y a pesar del fallecimiento de un alto número de personas indígenas y blancos de la firma de contratistas, por ahogos o enfermedades inexplicables por occidente, la obra se culminó a medias y los daños causados a las piedras sagradas se consumó, además de afectar el respeto y el mito sagrado en las comunidades originales. Desafortunadamente los payes[2] no pudieron hacer nada y las implicaciones simbólicas y materiales han sido reiteradas y constantes.

En este momento tras las movilizaciones sociales se organizó una asamblea permanente liderada por la ciudadanía, donde la administración Departamental ha puesto la cara apoyando las movilizaciones sociales, gestionando la comunicación entre la comunidad y el Gobierno Nacional. El operador GENSA ha mencionado que cuenta con una planta generadora de energía que se encuentra en Bogotá con un peso de 11 toneladas y que podrá trasladarla al Municipio de Mitú, hasta el día 22 de abril, sometiendo a la población a casi dos semanas sin suministro de energía total. El Gobierno Nacional en cabeza del Ministerio de Minas y Energía después de haber tenido un espacio de diálogo con la comunidad durante los 3 días de paro indefinido que aún sigue, no ha gestionado ni garantizado un vuelo humanitario que permita trasladar urgentemente esta planta, donde se evidencia la ineptitud, la falta de solidaridad e insensibilidad del gobierno central hacia nuestro territorio. Esto es inhumano y mientras tanto los 12.000 habitantes del municipio de Mitú además de estar sin luz, se encuentran el alto riesgo de contagio por el Covid 19 no solo por tener que salir a las calles a exigir sus derechos, sino porque la nueva cepa brasilera se encuentra en aumento. ¿Qué pasa señor presidente Duque, por qué esa indolencia hacia nuestro pueblo?

Esta problemática, sumado la emergencia sanitaria ha desencadenado una crisis social generalizada, donde la población no tiene otra opción que salir a las calles a exigir este servicio básico, que les permita vivir y poder desarrollar sus mínimas actividades cotidianas. Preocupante es que por la ausencia del fluido eléctrico no puedan ejercer los niños y jóvenes la alternancia educativa, los pequeños comerciantes pierdan los productos, que el servicio de acueducto no llegue a los hogares por que las bombas son eléctricas, que el hospital no pueda practicar exámenes médicos especializados ni básicos, que las familias pierdan sus comidas por la falta de poder conservarlas y en sí ver una sociedad fracturada y olvidada.

Por todo lo anterior, hacemos un llamado a la sociedad colombiana, a la clase dirigente y a los líderes políticos para que se solidaricen con esta desgracia histórica que se vive en nuestro Municipio de Mitú y que se exija al Gobierno Nacional una solución inmediata.

[1] Rápidos de los ríos

[2] Máxima autoridad espiritual y sanadora de cada comunidad indígena del Vaupés

#MituEsColombia

#SOSSolidaridadConMitú

Ir arriba