Todo depende de la perspectiva

Todo depende de la perspectiva

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Todo depende de la perspectiva¿Pensamiento único? No, no existe para mí una verdad absoluta. 

Cuando leí a José Ortega y Gasset (filósofo), en su corriente de perspectivismo en la cual expresó: “El ser definitivo del mundo no es materia ni es alma, no es cosa alguna determinada, sino una perspectiva… Dónde está mi pupila no hay ninguna otra” estuve de acuerdo.

Para mí cada persona ha tenido una vivencia propia y cada ser tiene una esencia, aunque 2 personas vivan algo “igual” las dos tendrán diferentes opiniones, es como el imaginario, cuando nos dicen “caballo” en nuestra mente la imagen de cada uno va a ser de un caballo diferente al del otro, aunque esté pensando en algo “igual”.

Y así creo que es con cualquier aspecto, cada ser tiene una perspectiva única y manera de ver las cosas.

Michel Foucault fue un filósofo, historiador, sociólogo y psicólogo francés. Realizó diferentes estudios en el comportamiento de los individuos en sociedad. Sobre las estructuras de poder y saber, entro otras investigaciones. 

Foucault expresó que, gracias al lenguaje, al discurso es que hemos normalizado ciertas cosas, por ejemplo, normalizamos que el que no ha tenido una educación en academia es una persona “ignorante” o aquel que tiene dinero es alguien “de bien”. ¿Pero todos han estado de acuerdo 100% con estás cosas que se han normalizado?

Cada vez las personas hemos desarrollado un pensamiento crítico, algunos más que otros, que nos hacen preguntar si cada estructura es “la correcta” pero ¿Qué es lo correcto? 

¿Y ahora que cada vez las personas desarrollamos más el pensamiento crítico, qué pasa?

Para Foucault, las relaciones de poder en la sociedad dependen de los significados que hemos normalizado ¿Qué está bien y qué está mal? 

Ejemplo: Hoy existe un tema que ha sido tendencia en redes sociales y de controversia para algunos, el transformar nuestra comunicación a un lenguaje inclusivo, en donde no solo se hable de una ella o él, algunos han solicitado que se reconozca un tercero, una persona que no se define con ningún género.

Y entonces esto altera a algunas personas que sienten que este cambio agrede sus creencias, su idioma y con la normalidad. Pero otras a cambio sienten apoyo, empatía y respeto. A muchos otros no les importa, pues creen que eso no les afecta. Y también están los que creen que existen luchas más importantes cómo hacer tendencia la actualidad en Afganistán. En fin, depende de la perspectiva de cada individuo. 

¿Y por qué pasa esto?

Foucault plantea en su oración, que «en toda sociedad la producción del discurso está a la vez controlada, seleccionada y redistribuida por un cierto número de procedimientos que tienen por función conjurar los poderes y peligros, dominar el acontecimiento aleatorio y esquivar su pesada y temible materialidad.»

Históricamente en sociedad se habla de lo que pasa cerca de nosotros, de lo que nos afecta directamente y esto lo sabemos normalmente gracias al otro o a los medios de comunicación. Los medios han logrado poner en “la mesa” diferentes temas de comunicación.

La globalización en las redes sociales ha generado que toda persona con acceso a internet pueda generar su propio contenido y a comentar acerca del contenido del otro, interactuar y opinar. Generando así un pensamiento colectivo y muchas veces a compartir ideas. 

Empresas como Netflix han intentado incluir el lenguaje inclusivo como el género no-binario y su discurso en productos. En muchas de sus series encontramos una persona de género no-binario, en donde elle tiene un personaje importante, aún no el protagónico, pero vemos como se ha ido normalizando en esta industria adaptar el discurso.

El poder que ejerce Netflix de manera sutil en sus productos, lo explica Foucault en su concepto de “sociedad disciplinaria”, en el cual ciertas entidades con poder manejaban un discurso para que la población casi que sin darse cuenta normalizara ciertas situaciones. 

Como el ejemplo de la iglesia que, ha impuesto un discurso y unos lineamientos sociales, que con el tiempo las personas han contrastado y generado cambios, quizás no todos han estado de acuerdo con estos cambios. Ya que todo depende de su perspectiva ante cada situación.

Es así como el buen uso del discurso hace que la sociedad normalice situaciones y los acepte como “normales” o “buenas”, históricamente los medios de comunicación han sido la mayor herramienta para difundir ideologías. 

¿O acaso no fue la propaganda Nazi una de las armas más letales en la Segunda Guerra Mundial?

Invito a que cada uno desde su perspectiva se cuestione cada información y situación que se “normaliza” en su entorno.  

 

Las opiniones realizadas por los columnistas del portal www.laotravoz.co no representan la identidad y línea editorial del medio. Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

Ir arriba