Una Reforma tributaria inequitativa y sexista

Una Reforma tributaria inequitativa y sexista

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Una Reforma tributaria inequitativa y sexistaLa clase media y la población más vulnerable del país son quienes principalmente sufrirán los fuertes impactos de la pandemia y es clave resaltar que la Reforma Tributaria afectara de manera directa y diferencial a las  mujeres colombianas.  Para entender esto es importante saber que esta es una reforma inequitativa, regresiva, y además sexista. Es inequitativa porque busca sacar más de 27.9 billones de esta reforma según el Ministerio de Hacienda, y eso lo harán a través de profundizar más las desigualdades, porque el recaudo se obtendrá de quienes menos tienen, hogares en su mayoría con mujeres a cargo de estos. Es regresiva porque es una Reforma que tiene como una de sus principales fuentes el IVA, que todos/as pagamos de la misma manera, privilegiando a quienes ya tiene privilegios y quienes sufren más en medio de esta crisis social, económica y humanitaria se verán perjudicados/as y  ampliando las brechas de desigualdad en el país.

Además, es una Reforma Sexista, en materia económica y tributaria es distinto para hombres y mujeres, las brechas de desigualdad en los ingresos, las brechas de desempleo, las brechas de pobreza  se han ampliado con la pandemia, y la capacidad adquisitiva entre mujeres y hombres es muy desigual. La pobreza tiene rostro de mujer, los hogares con jefatura femenina son en su mayoría los que sufren diferentes desigualdades,  el 40% de estos hogares  se encuentran en situación de pobreza. La reforma tributaria viene a reforzar estos problemas sobre todo a las 8 de cada 10 mujeres del país que se dedican a las labores de cuidado que en su mayoría son las administradoras de los ingresos en los hogares.

Hay un punto esencial para afirmar que esta es una Reforma sexista, los productos de consumo esencial de  la canasta familiar como los servicios públicos, el servicio de internet (hoy medio primordial para diferentes actividades en el hogar y para el encuentro entre mujeres), el atún, el APM y la gasolina han cambiado de categoría tributaria de exentos a excluidos, y en estos hogares las mujeres distribuyen el dinero en necesidades colectivas como el mercado, la gasolina, los servicios públicos y relegan en un segundo plano los artículos de cuidado y aseo personal, su propio entretenimiento y artículos para ellas mismas. 

Un tema sensible para ver las fuertes afectaciones que tiene esta reforma sobre las mujeres, es el impuesto  a los  productos de higiene femenina, las  toallas y tampones.  Durante el 2018 las mujeres alcanzaron un gran logro para la menstruación libre de impuesto, con la sentencia C117 la Corte eliminó el IVA a las toallas y los tampones, esta Reforma pretende que las mujeres vuelvan a pagar IVA a estos productos de una manera regresiva e inconstitucional violando las victorias alcanzadas por las mujeres. 

El presidente Iván Duque ha tenido el descaro de desmentir a su propio gabinete, diciéndole al país que no se gravaran productos de la canasta familiar que hacen parte del consumo esencial los/as colombianos/as , pero la realidad es otra y siguen mintiendo al pueblo. Productos como las toallas y los tampones pasaran de ser bienes exentos a bienes excluidos, es decir, las materias primas de estos productos si tendrán IVA  y a los productores no se les devolverá, por lo que ese sobrecosto tendrán que asumirlo las consumidoras finales o sea las mujeres. Esto será lo mismo que pasará con productos como el café, el chocolate y  la carne de cerdo, productos que al parecer para el Ministro Carrasquilla no son de primera necesidad. 

Por otro lado, Colombia es un país con índices altos de pobreza, en el que la desigualdad se ha hecho aún más evidente con la pandemia, la falta de acceso a los productos de cuidado menstrual para las niñas y mujeres empobrecidas, en las cárceles, en zonas rurales, las enfermedades en entornos donde no hay acceso al agua potable son situaciones violentas que siguen desencadenando un ciclo de desigualdades y discriminación hacia ellas. 

Es verdad que Colombia necesita una reforma tributaria, pero este no es el momento para hacerlo, estamos en la peor crisis económica de la historia reciente del mundo, hay otro tipo de instrumentos, para satisfacer necesidades urgentes se necesita una renta básica para 9 millones de hogares colombianos, se necesita la financiación del subsidio a la nómina, pero hay otras alternativa para poder cubrirlas. El país  ha invertido muy poco del PIB comparado con otros países de América Latina en la atención de la pandemia, así que es falso el planteamiento del gobierno nacional acerca del alivio que la Reforma daría en la atención social, lo que buscan con esta reforma además de desamparar a quienes menos tiene y favorecer haciendo más ricos a los ricos que siempre han tenido el poder, es cubrir un gran déficit fiscal del 7% y los intereses de una gran deuda externa; de los 27 billones de pesos que pretende recaudar esta Reforma el 16.3 será para cubrir esto. 

Por todo esto el pueblo colombiano no se dejará engañar de  un gobierno corrupto y mentiroso, y el 28 de abril con todas las medidas para el cuidado de la vida se llenaran las calles en contra de la Reforma violenta de Iván Duque

Ir arriba